Guillermo Vázquez Rodríguez - Nutrionniste et Personal "Eating" Trainer – QUINQUE.SKINCARE

¿Quién eres?

Soy Guillermo. Un gran aficionado a la comida y a disfrutarla con la gente.

¿A qué te dedicas?

Nutricionista (mejor dicho, personal eating trainer) y comunicador de profesión, me debato siempre entre enseñar a comer y no perder de vista el placer por la comida.

¿Cuál ha sido tu trayectoria profesional?

Empecé trabajando en Coca-Cola Company hace más de 10 años. Tras mis pasos por la industria alimentaria, di el paso a la nutrición clínica y la comunicación donde me siento como pez en el agua.

¿Cuál es la diferencia entre un nutricionista y un “personal eating trainer”?

El nutricionista va con una bata blanca y te da una dieta. El PET te acompaña al supermercado, te enseña como elegir platos en un restaurante, como afrontar unas vacaciones de 10 días en la playa…allí donde haya comida está el PET.

¿Qué es lo que más disfrutas de tus consultas?

Los diferentes casos y sobre todo la manera de enfrentarse a la comida de muchos pacientes desde el punto de vista emocional .

¿Cómo sabemos cuándo necesitamos ponernos en manos de un nutricionista?

Antes te diría que cuando tu aspecto físico se viese modificado. A día de hoy cuando ni tu aspecto físico ni mental hayan entrado en crisis.

¿Te gusta cocinar? ¿Cocinas bien?

No, me gusta más que me cocinen. Soy muy ansioso y no tengo paciencia a la hora de cocinar. Aún así, lo poquito que hago, lo hago bien.

Tu receta favorita: Tortilla de patata. A los que lo probaron les gustó mucho.


¿Qué alimentos o ingredientes usas más en tus recetas?

El pan en mis desayunos ☺

¿Cómo compagina un nutricionista una dieta saludable con salir, comer fuera ?

Eso es lo más complicado, y yo soy muy fácil. Lo compenso haciendo mucho deporte pero hay semanas que se me va de las manos. Lo más importante es regular el vinito y esas cañas que se nos pueden despistar.

¿Tus tres lugares favoritos en Madrid?


Sylkar para desayunar; El Comunista para comer y La Burlona para la cena.


¿Tu primer gesto de selfcare todas las mañanas?


Va a parecer ridículo pero para mi es necesario. Sonarme los mocos, sufro de rinitis y el respirar nada más levantarme es el mejor cuidado.


¿Y el último antes de irte a la cama?


Ponerme vaselina en los labios (como respiro mal, normalmente están muy secos).


Tu experiencia QUINQUE en tres palabras : Especial, pura y rutinaria.